Blog Umbilical Artículos para leer y compartir

miedo-en-los-ninos.jpg

Miedo en los niños ¿Cómo ayudo a mi hijo a no tener miedo?

Miedo en los niños

Debes saber que no hay manera alguna de ayudar a tu hijo a NO tener miedo porque los temores son comunes en casi todos los niños, son pasajeros y son inevitables. Lo que podemos hacer es ayudarles a superarlos.

¿Por qué son inevitables los miedos infantiles?
Los miedos infantiles tienen características evolutivas, de supervivencia y están asociados a distintas fases del desarrollo cognitivo, social y emocional de cada niño. A la edad de aproximadamente un año los miedos suelen ir ligados a los ruidos fuertes y al temor de ser separados de sus padres. En esta etapa los niños suelen reaccionar con un sobre salto o un llanto. A partir de los dos años de edad comienza el miedo a la oscuridad y descubren que hay seres o animales que pueden hacerles daño por lo que puede generar angustia. Por ello siguen sin querer separarse de sus padres y buscan compañía constantemente. A la edad de prescolar entre 3 y 5 años la capacidad imaginativa de tu hijo está al máximo, lo que ahora él crea en su mente lo puede llegar a asustar. Sus juegos de fantasía con seres sobrenaturales y personajes malos pueden interferir con la hora de dormir o con otras situaciones cotidianas. En esta edad tu hijo está aprendiendo a distinguir entre la fantasía y la realidad. Es probable que incluso le tema a las cosas o lugares que nunca le había temido (habitaciones a oscuras, animales, alarmas, espacio debajo de la cama, elevadores, etc..) Después de los 5 años de edad, es posible que se mantengan los miedos mencionados anteriormente y probablemente aumente la angustia a los “seres malvados” (ladrones secuestradores etc..) Estos temores a personajes imaginarios, a la oscuridad, a la separación de los padres, a los ruidos y a la gente mala que hace daño, son una etapa normal del desarrollo y NO son motivo de grandes preocupaciones. Si llegaran a ser miedos intensos, persistentes en el tiempo y que repercuten negativamente en el desarrollo del niño te recomiendo que visites a un profesional.

La actitud de los padres es crucial para que tu hijo supere o engrandezca su miedo. Corresponde a los padres respetar, comprender y buscar entender los miedos de sus pequeños. Así que te ofrezco algunos tips de que hacer y qué no hacer ante un miedo infantil.

Que NO hacer ante un miedo:
-Jamás te rías de sus miedos ni los ridiculices con frases como “tú ya eres un niño grande y no debes de tener miedo”, “estas inventando, no hay nadie”, “no tienes motivo por el cual tener miedo” etc… Con estas frases no disminuirás su miedo (si ésta es tu intención) sino que generas desconfianza, inseguridad, soledad y disminuirás sus ganas de compartirte sus temores y emociones en futuras situaciones.
-No lo asustes con historias de monstruos, ni brujas y mucho menos antes de dormir.
-No le mientas, sé realista sin exagerar, por ejemplo en las inyecciones “no te va a doler”. Mentirles hace que pierdas credibilidad ante específicas situaciones. Es mejor prepararlos para enfrentarse con la verdad y honestidad pero sin exagerar. Explica las cosas de manera sencilla para que las puedan entender, sobre todo esa información sobre algún hecho que le sobrepasa.
-No lo obligues a enfrentar su miedo solo. En vez de ahuyentar el miedo lo intensificarás. Además de que el sentimiento de no ser capaz de afrontar la situación no le dejará sentirse orgulloso de sí mismo.
-No le evites los objetos y hechos que teme, porque así superará sólo momentáneamente el miedo pero no le ayudará a superarlo.

Qué SI hacer ante un miedo:
-Muéstrale seguridad y respeto sin juzgarlo ni burlarte.
-Escucha lo que te quiere decir y acompáñalo si es necesario sin hacer mucho énfasis en el tema.
-Motívalo a enfrentarse a ellos de forma gradual aunque al principio sea con nuestra ayuda sin forzarlos y elogiando las conductas valerosas por mínimas que sean.
-Conversa con él para encontrar lo que produce el miedo y que se sienta escuchado.
-Mientras esté ocurriendo la angustia transmítele seguridad con información o distractores en un tono suave y paciente.
-Concédele algún poder sobre la situación, ejemplo: encender la luz, rodear, cerrar la puerta.
-Enséñale a no preocuparse excesivamente por las cosas, es mejor enseñarlo a que busque soluciones.
-El humor siempre es un antídoto eficaz ante el miedo. Intenta cambiar los aspectos aterradores en características graciosas mediante dibujos o bromas.
-Compruébale lo contrario o lo real, por ejemplo, si cree que hay alguien en su habitación demuéstrale que no hay nadie. Es probable que este tipo de comprobaciones la tengas que hace cada día durante unos meses y seguramente seguirá sin querer estar solo. Ofrécele tu contacto y comprensión, ese será el proceso para que tu hijo pueda superar esta etapa.

Frecuentemente los padres recurren al miedo para proteger a sus hijos de situaciones peligrosas, pero también inculcan miedo en el cuerpo innecesariamente para controlar su conducta. No lo hagan porque puede quedarse en ellos a la larga. Mejor sigue estos consejos y lee el próximo artículo acerca de estrategias verbales para que tus hijos te escuchen.

LAU.

Laura Cervantes

¿Quién soy? Difícil de contestar pero algunos aspectos que pueden llegar a definirme son los siguientes: soy mexicana/española, mi lengua nativa es el español, curse la Licenciatura de Psicología en la Universidad de Barcelona y como los niños siempre fueron mi pasión, estudie una segunda Licenciatura de Educación Preescolar. La mayor parte de mi experiencia laboral es en educación especial pero hoy en día soy educadora y fomento valores, educación y cultura además de ejercer como psicoterapeuta infantil. Mi principales hobbies son: viajar, bromear, reír, platicar y compartir tiempo de calidad con mis seres queridos.

Add your comment

Related Posts