Blog Umbilical Artículos para leer y compartir

elegirmascota.jpg

LA PRIMERA MASCOTA PARA NUESTROS HIJOS

Cuando pensamos en llevar a casa una mascota para nuestros hijos nos surgen varias dudas, respecto a qué edad es la ideal para que tengan su primer mascota, si podrán cuidarlo, si no lo lastimarán al intentar jugar con ella, si será mejor un gato que un perro, entre otras cosas que como papás nos preocupa.

Lo primero que habría que pensar es si nuestros hijos están preparados para tener una mascota, tener un animalito en casa implica responsabilidades y tareas que a veces nuestros hijos no están dispuestos a realizar, como bañarlo, darle de comer, sacarlos a pasear, etc. Asimismo debemos preguntarnos si la mascota para nuestros hijos será un compañero de juegos o si lo verán como un juguete más, que generalmente los niños entre los cuatro y cinco años de edad ya logran hacer esta distinción, es importante recordar que somos responsables del bienestar y salud de la mascota que pensamos adquirir.

Se debe tener en cuenta el tipo de mascota que deseamos para nuestros hijos y el espacio que le brindaremos en casa, ya que por ejemplo, no es lo mismo tener una tortuga que un hámster o un perro; el tamaño de la mascota que tendremos debe ir acorde al lugar donde vivimos, además tengamos en cuenta los cuidados que cada uno deberá tener, la cantidad de comida, las horas de paseo que requerirá, los cuidados de salud, etc.

Una vez que elegiste a la mascota adecuada para tus hijos, platica con ellos antes de adquirirla, menciónales las responsabilidades que se tendrán al adoptarla en tu familia, fomenta en tus pequeñitos que se hagan cargo de algunas tareas respecto a su cuidado, así estarás desarrollando su capacidad de comprometerse y su responsabilidad desde niños.

Patricia Morales

Hola, mi nombre es Patricia Morales, soy psicóloga con amplia experiencia en Psicología Infantil y del adolescente. Me convertí en madre muy joven por lo que al principio no me fue nada sencillo afrontar todos los retos que la maternidad conlleva. Hoy en día, mi hijo es un adolescente en plenitud, lleno de sueños y proyectos, cada etapa de su vida ha sido muy enriquecedora para mí también, hemos aprendido mucho juntos.

Add your comment