Blog Umbilical Artículos para leer y compartir

001.jpg

Fábula la liebre y la tortuga

La liebre y la tortuga es una fábula.

¿Pero qué es una fábula?. Es una narración corta, casi siempre en verso, la cual contiene en su final un mensaje o moraleja con la intención de educar al niño, lo que la convierte en un excelente medio para educar y entretener mientras de manera paralela ayudamos a desarrollar su imaginación. Tienen habitualmente como protagonistas a animales personificados u objetos ficticios.Hoy quiero presentarte la fábula de la liebre y la tortuga, un clásico atribuido a Esopo que seguramente habrás conocido desde tus inicios en la escuela y con la cual nos hablaron de los méritos de esforzarse en la vida.

Vivía en el bosque una liebre muy vanidosa, orgullosa y presumida que no hacía otra cosa más que hablar y hablar sobre lo veloz que era, además aprovechaba todo esto para burlarse de la lentitud de la tortuga.

– ¡Tortuga, ni siquiera lo intentes, jamás vas a llegar a la meta! Le decía la liebre a la pobre tortuga mientras se reía de ella.

Un día, la tortuga tuvo una idea, retó a la liebre en una apuesta fuera de lo común y le dijo:

– Te aseguro que puedo ganarte en una carrera.

La liebre sorprendida le contestó:

– No puedo creer lo que estás diciendo.

– ¿En verdad crees que me puedes ganar?

Y la tortuga con gran seguridad en si misma le dijo:

-¡Claro que si! Hagamos las apuestas y veamos quien gana.

La liebre, con una sonrisa que no podía ocultar, aceptó. Se sentía muy confiada de que iba a ganar. Todos los habitantes del bosque se reunieron para ver semejante carrera. El señor mapache les indicó dónde era el inicio y la meta. La carrera dio inicio ante las miradas atónitas de todos los animales.

Orgullosa y confiada en su velocidad, la liebre le dio ventaja a la tortuga mientras se burlaba de ella. Después comenzó a correr tan velozmente que apenas se le veía el polvo, así rebasó a la tortuga que caminaba lentamente pero a un paso constante y sin detenerse.

A la liebre se le ocurrió detenerse a la mitad de la carrera en una pradera verde en la cual se acostó a descansar a la sombra de un frondoso árbol antes de terminar la carrera. Se quedó dormida mientras la tortuga continuaba caminando, haciendo su máximo esfuerzo pero sin pararse, lentamente pero paso a paso.

De pronto, la liebre se despertó y vio con tremenda sorpresa que la tortuga estaba a punto de llegar a la meta y por más esfuerzos que hizo no pudo llegar antes que la tortuga, era demasiado tarde, la tortuga le había ganado.

Fue una gran lección para la liebre, quien en medio de las risas y humillación de todo el bosque aprendió que nunca debe burlarse de los demás. Supo que no debe ser demasiado confiada pues en ocasiones eso impide lograr metas.

Ésta es una fábula que le enseña a los niños que no hay que burlarse de los demás y que el exceso de confianza no es algo bueno pues puede evitar que alcancemos nuestras metas.

Para mí, lo interesante es que demuestra la importancia que tiene la disciplina y el trabajo constante, elementos fundamentales para formar adultos responsables.

Si conoces alguna otra fábula y la quieres compartir con la comunidad de umbilical, envíala aquí.

Alexis De la Peña

Acabo de estrenarme como papá de una linda niña. Todo ha cambiado de manera radical y mi esposa y yo estamos viviendo la experiencia más hermosa de nuestras vidas. Hay muchas cosas que quiero compartir. Nunca me imaginé lo interesante que podría llegar a ser el mundo de los niños. Aprender más acerca de ellos es fundamental para tener tiempo de calidad con tu familia.

Add your comment

Related Posts