Blog Umbilical Artículos para leer y compartir

016.jpg

Dos mil catorce, aquí vivimos y seguimos creciendo

2014 fue el año en que los Opas viajaron a Alemania. Llegaron a compartir el día a día con sus hijos y nietos en un país donde los impuestos sirven para que sus ciudadanos vivan sin preocupaciones de educación, vivienda, alimento, salud o esparcimiento.

 

Los que nos quedamos, nos quedamos en un lugar donde lo que se recauda de los que -amagados- pagan, sirve para cubrir robos que van desde tapas de alcantarilla hasta presupuestos completos de salud de algunos Estados de la República, por cantidades que harían palidecer de envidia a cualquier Casa Blanca. En el camino se trafica, se “levanta”, se abusa y se mata sin más.

 

Aquí vivimos y seguimos creciendo.

 

Ángel es un balín en mesa de PinBall, no hay manera de seguirle la pista y nomás se oyen los campanazos a un lado y otro.

 

Cursa tercero de kinder como niño de 5 años, resuelve operaciones matemáticas mentales a nivel de 7, en las fiestas hace ronda con los de 9, enamora y se enamora como de 14 y chocó el carro de la tita como si tuviera 16.

 

Sabe que será rico antes de los 20 y que tendrá un avión para viajar a Escocia a matar al monstruo del Lago Ness.

 

Es adicto a las pantallas, no deja de gritar, le explica a su hermano las cosas de la vida con harta paciencia y, en la familia como en el kinder, lo quieren por igual compañeros, compañeras, maestras, directora, primas, tí@s, abuelas, más lo que se acumule en la semana.

 

Dante se ha revelado como alumno de excelencia en la primaria, cultiva de manera casi obsesiva su gran amor por las palabras y va

consolidando un lindo grupo de amigos.

 

Tuvo un mal encuentro con una jardinera en la escuela que terminó en visita al hospital, 6 radiografías, 11 puntadas y seguimiento aun en proceso con la dentista.

 

No había pasado ni una semana cuando venció su miedo a las alturas y él mismo escribió: ” me eché de una tirolesa ¡y la más alta!”

 

Es un niño con una sensibilidad particular, que va creciendo a su ritmo y que cultiva amores leales y profundos.

 

K decidió seguir sus instintos, leer las señales que seres queridos que ya partieron se ingeniaron para enviarle y, con gran valor y decisión, le dijo adiós a su trabajo de los últimos 7 años.

 

Fue un salto de fe, ya que si bien se fue cobijado por la oferta de una importante empresa internacional, el balance de 2015 será, finalmente, un asunto de esfuerzo personal.

 

El proceso de transición entre un trabajo y un proyecto empresarial nos convirtió en socios de Albi Venti SC, apenas una aventura más de las que hemos emprendido juntos. Los primeros dividendos no se han hecho esperar: entusiasmo, mucho trabajo, ilusión, cansancio y grandes expectativas.

 

Para descansar, como en años anteriores, cocinó bacalao y nos manejó en las visitas a la Tía Nora, al primo Egar y a toda la familia Rodríguez y Ortiz.

 

Ale jugó todo el año un rally malévolo inventado por el SAT. A pesar de la confianza y apoyo total de sus jefes y del esfuerzo titánico del equipo (Claudia Robles, Dany Risso) el año terminó sin decisión.

 

Tomó calle, marchó en silencio, guardó luto ante el acontecer de México.

 

Al final regresó a su pequeña cotidianeidad: a ser empleada, hija, pareja, madre.

 

Ve a sus sobrinos (de allá) tomar conciencia de sí mismos y a sus sobrinas (de acá) tomar conciencia de los demás y se le enciende la esperanza de que sus hijos sigan esos mismos caminos.

 

Y termina escribiendo estas líneas y algunas más, agradeciendo de corazón a todos aquellos amigos que le regalan el privilegio de leerlas, comentarlas, sonreírlas; al paso de los días y los años.

 

Para todos ¡Feliz 2015!

 

Este texto se publicó originalmente en el perfil de facebook de Alejandra Ulloa

Alejandra Ulloa

Alecita es mamá añosa; y primeriza por partida doble: lo que aprende con Dante (7 años) lo desaprende con Angel (5) y vuelve a empezar. Comparte su labor de Hacedora de Recuerdos con K, amigo desde hace 26 años y cómplice en esto de ser y hacer familia desde hace 10. Procura no caer en la tentación de tomarse demasiado en serio y en esto de ser mamá tiene todo, menos certezas.

Add your comment