Blog Umbilical Artículos para leer y compartir

formatoMarcaFotos3.jpg

Pepa la Muela

Pepa era una muela muy pequeña, que vivía acurrucadita y escondida en la boca de Jorge.

Nunca se había asomado, ni había sentido el placer de masticar. Esperaba ansiosa que llegase el momento de salir.

¡Llegó el momento tan esperado! ¡Jorge cumplió 6 años!

Pepa salió poquito a poquito, pero lo que allí vio no era lo que esperaba.

Había un colmillo puntiagudo y enfadado. Dos muelas sucias y medio rotas. Otra, la que estaba a su lado, parecía un volcán con un agujero enorme, y encima olía mal.

De pronto se abrió la boca, Pepa quiso ver el exterior, pero imposible, porque inmediatamente entró una bola de caramelo, pegajosa, gigantesca.

Que sin que Pepa pudiera evitarlo se le empezó a pegar por todas partes, tenía un fuerte olor, y un color rosa tremendo. Todas las muelas y dientes luchaban contra la gran masa que se les pegaba. Pero era inútil, la lengua lo extendía todo, más y más. Mientras, Jorge no se daba cuenta de nada. Estaba tan contento saboreando su caramelo.

Al poco tiempo, Pepa se había llenado de unos bichitos horribles y de grandes colmillos que querían convertirla en su casa.

Los papás de Jorge le pedían que no comiese tantos caramelos y que se lavase los dientes. Pero Jorge no les hacía mucho caso.

En el colegio, le explicaron muchas cosas. Por ejemplo para que servían los dientes y porqué tenía que cuidarlos. Además, le dijeron cómo tenía que hacerlo. Era muy fácil: tenía que usar el cepillo de dientes para mantener los dientes limpios y no comer tantos dulces.

A partir de entonces, Jorge cuidó y disfrutó de sus dientes. ¡Con que gusto los frotaba cada mañana y cada noche! ¡Qué bien olía su boca! ¡Cómo brillaban sus dientes!

Pepa era feliz tenía lo que había soñado. Pronto empezaron a llegar nuevas muelas y dientes que como ella tendrían que estar en la boca de Jorge para siempre.

 

Fuente: SaludMadrid

Yusel Flores

Hola ¡Bienvenidos! Soy Yusel, siempre vinculada al mundo de la comunicación corporativa , ahora disfruto de este pequeño proyecto personal. En el transcurso de mi vida espero poder cumplir con mis metas y realizar algunas expectativas relacionadas con la maternidad. Me gusta todo lo relacionado con la pedagogía infantil y estaré encantada de tenerlos a mi lado en esta aventura, ¿me acompañan?

Add your comment