Blog Umbilical Artículos para leer y compartir

025.jpg

De leche y otras cosas

 

Lucy es una madre muy dedicada y excelente persona, nutrióloga de profesión y runner por placer.

Hoy nos platica cómo fue su experiencia con el tema de amamantar.

Empezaré diciendo que desde que me enteré que sería mamá por primera vez, fue una sensación de alegría mezclada con miedo, tantas y tantas experiencias desde entonces.

Soy dichosa de tener a Ricardo y a Hiram, pienso en todo lo que tengo por compartirles y esta ocasión creo que será una de mis mejores aportaciones. Amamanté a mis dos hijos durante un año sin probar biberones y lo digo con orgullo pues al parecer hoy en día no es tan fácil para muchas mamás. Tantas frases que nos dicen nuestras madres y abuelas como; “antes sí los amamantábamos” o “amamanté a mis siete hijos” qué se yo, esas y muchas más.

No fue tampoco tan fácil para mí, aunque claro, ahora sólo recuerdo lo bello de todo aquello pues ha pasado tiempo.

Yo tenía 25 años cuando llegó ese primer bebé (es como un flash back), tengo la imagen en mi mente, una tía de mi marido estaba de visita en el hospital cuando llega la enfermera con mi chiquillo diciendo -“vamos señora, péguese al bebé para que comience a salir la leche”- y yo, primeriza, nunca fui de grandes pechos jajaja, pero ahora sé que eso no importa para esto. La tía me veía, me sugería consejos y yo no sabía ni cómo acomodarlo pues nunca fui a ningún curso o a esos lugares como la liga de leche etc., Toda incomoda lo intenté pero no tuve éxito, terminó bebiendo bibi.

Nunca me obsesioné con el tema pero estaba decidida a hacerlo. Cuando llegué a casa con mi bebé, comencé a pegármelo, no recuerdo cuántas veces fueron en el día y terminé llenándolo con bibi pues no sentía ni veía leche.

No digo que no doliera, todo era tan extraño y nuevo para mí, pero de algo estoy más que segura, bien ha valido la pena.

Al siguiente día insistí y de repente, cambiando de pecho y platicando con mi hermana, me dice -“mira, está saliendo calostro”-, y desde allí nunca más supe de lavar y desinfectar biberones o el agua tibia y mucho menos levantarme a las 5am a preparar bibis, jamás.

No hay manera de describir este sentimiento de amor hacia mis niños cuando bebían de mí, sus miradas, sus sonrisas , todo, todo lo que conlleva este maravilloso vínculo entre ellos y yo. Cada que los llevo al pediatra me recuerda el bien que les hice todo ese año, que será la diferencia de por vida.

Cada que una amiga está embarazada le insisto en el tema y trato de dar mis mejores tips, sonando un poco a las abuelas, pero esto es algo personal que sólo experimentándolo lo entenderán y es muy especial.

Amamantar no es lo de antes, es lo de siempre, es lo natural. Qué trillado suena todo esto, el amor y la paciencia con un toque de dolor al principio, después todo se vuelve parte de la vida cotidiana hasta que decidas tú.

Sabemos tanto del tema como estadísticas de que amamantar reduce mucho el riesgo de cáncer de mama o cervicouterino, ayuda a contraer el útero a su tamaño normal, adelgaza, pues quema calorías extra tu cuerpo por producir leche y para el bebé todos los beneficios como: somníferos, nutrientes, defensas, etc.

Definitivamente nadie puede obligarnos a hacer algo en nuestras vidas, pero mamis, con amor recomiendo intentarlo, ¡ES LO MEJOR!

Lucy Serrano

Alexis De la Peña

Acabo de estrenarme como papá de una linda niña. Todo ha cambiado de manera radical y mi esposa y yo estamos viviendo la experiencia más hermosa de nuestras vidas. Hay muchas cosas que quiero compartir. Nunca me imaginé lo interesante que podría llegar a ser el mundo de los niños. Aprender más acerca de ellos es fundamental para tener tiempo de calidad con tu familia.

Add your comment

Related Posts